16 may. 2018

Souflé de puerro y jamón

Tienen fama de difíciles pero si las claras se baten bien y se utiliza un recipiente adecuado, se puede hacer un sufle muy esponjoso, este es muy fácil para quién se atreve por primera vez.


Ingredientes para 2 personas:

1 cucharada de harina
1 cucharada de mantequilla
125 ml de leche
1 huevo
150 gr de puerro
80 gr de jamón de york
1 cucharadita de tomillo fresco o 1/2 si es seco
Pimienta blanca molida
Aceite
Sal
Pan rallado

Preparación:

En un cazo a fuego medio fundimos la mantequilla, espolvoreamos la harina y la rehogamos hasta que esté dorada, vertemos lentamente la leche y removemos para que no se formen grumos, dejamos cocer 5 minutos, apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Cortamos el puerro a lo largo y limpiamos a fondo bajo el grifo para quitarle toda la tierra, cortamos en aritos y lo cocemos en agua con sal unos 2 minutos, escurrimos muy bien y reservamos.

 Quitamos el borde que suele tener el jamón de york y lo ponemos en el vaso de la batidora junto al puerro, trituramos y mezclamos el puré resultante con la salsa bechamel que hicimos antes, salpimentamos y añadimos el tomillo picado.

Precalentamos el horno a 180º, mientras separamos la yema de huevo de la clara y añadimos la yema batida a la salsa, montamos la clara con una pizca de sal y la mezclamos con la salsa poco a poco y suavemente con una espátula para que no se baje.

Engrasamos con mantequilla dos moldes para souflé, espolvoreamos el fondo con pan rallado y lo ponemos boca abajo y sacudimos para quitar el exceso cuidando de que los bordes del molde queden bien limpios, rellenamos con la masa hasta dos dedos por debajo del borde y cocemos en el horno unos 20 minutos hasta que veamos que esté dorado.

Importante:

Para que las claras monten bien no deben tener ni una sola gota de yema, hay que batirlas a punto de nieve bien dura, la mejor manera es con la batidora, ahí reside el secreto de un buen souflé ligero y esponjoso.

Mezclar la masa del souflé y las claras con movimientos envolventes y suaves para que pierdan la menor cantidad de aire posible.

Es más fácil hacer souflés individuales que de tamaño más grande y se controla mejor cuando están hechos, los moldes deben ser estrechos con bordes altos y rectos.

Una vez dentro del horno ¡¡¡no abrir la puerta!!! o se desinflarán y siempre poner el calor por debajo, la razón es que el vapor que se genera de abajo a arriba en el interior del molde es lo que impulsa a la masa a subir, nunca utilizar la opción del horno de calor en la parte de superior o conseguiríamos justo el efecto contrario.

Buen provecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario