28 may. 2018

Revuelto de gambas y trigueros

Los revueltos son un entrante muy fácil de hacer y que admiten multitud de ingredientes distintos, hoy vamos a probar uno con espárragos trigueros y gambas, seguro que no quedará ni una miguita en el plato.



Ingredientes para 2 personas:

4 huevos grandes
4 ó 5 espárragos (depende del tamaño)
10 gambas grandes (pueden ser congeladas)
Aceite de oliva virgen extra
Un chorrito de leche
Sal y pimienta molida

Preparación:

Lavamos los espárragos y les quitamos la parte dura, los cocemos en una cazuela con el agua justa para que los cubra hasta que estén blandos, a mí me gusta que queden un poco crujientes pero eso depende de vuestros gusto, los ponemos a escurrir y si es necesario los secamos con papel de cocina para que pierdan todo el agua.

Pelamos las gambas (o las descongelamos) y les retiramos ese hilillo negro que tienen, son las tripas, si son muy grandes las cortamos a la mitad, y reservamos.

En un bol batimos los huevos junto con la leche y salpimentamos, añadimos las gambas y los espárragos troceados con el grosor de un dedo, y mezclamos.

Calentamos un chorro de aove en una sartén y añadimos los huevos, dejamos que se hagan a fuego suave removiendo constantemente con una cuchara de madera hasta que tengan una consistencia cremosa, si nos pasamos pueden quedar muy secos.

Servimos acompañado de unas rebanadas de pan frito o tostado.

Para estar seguros de que aprovechamos toda la parte comestible de los espárragos hay un truco muy fácil, coger cada extremo con una mano y doblar suavemente hacia abajo, se partirán justo por el punto donde empieza su parte dura, pero no desechéis esos restos, os servirán para hacer un estupendo caldo para una crema de espárragos o para añadirlos a un fondo de verduras.

La leche se añade porque da cremosidad al revuelto, pero no hay que poner demasiada o notaremos mucho su sabor y estropearíamos la receta.

Buen provecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario