21 may. 2018

Boquerones fritos


Un buen boquerón bien preparado es un manjar, que se lo pregunten a mi perrita, que se vuelve loca cada vez que los comemos en casa, le encantan jajaja, y aunque todo el mundo sabe hacerlos hay algún truquillo para que queden aún mejor.



Ingredientes para 4 personas:

1 kg de boquerones
Aceite de oliva virgen extra
Harina
Pan rallado
Sal
Limón

Preparación:

El éxito de esta receta depende en su mayoría de la calidad y frescura de los boquerones y del aceite de oliva, cuanto mejores sean ambos mas rica estará, no es que esta fritura no pueda hacerse con otro aceite pero os aseguro que el sabor no será el mismo, además de que aguanta muy bien las altas temperaturas necesarias para los fritos y durante más tiempo que el resto.

Os recuerdo como siempre la necesidad de congelar el pescado una vez limpio durante 24 horas al menos antes de consumirlo para evitar el anisakis, sobre todo si vais a consumirlo crudo, y descongelarlo dentro del frigorífico aunque tarde más, así no perderá sus jugos naturales y no quedará seco cuando lo cocinemos.

Bueno vamos allá, una vez limpios, lavados, congelados y descongelados los secamos bien con papel de cocina y los salamos ligeramente, para que queden más crujientes vamos a rebozarlos con harina y pan rallado a partes iguales, también puede hacerse con harina especial para rebozados o harina de garbanzos pero este truco da el mismo buen resultado.

Y aquí va el segundo truqui: para que el rebozado sea uniforme, más fácil y no nos manchemos tanto las manos, poner esta mezcla en una bolsa para congelados metiendo en ella los boquerones en puñados pequeños, retorcer los bordes para cerrarla dejando dentro una bolsa de aire, y agitarla con cuidado para que se impregnen bien pero sin que se lastimen, cuando los saquéis veréis que con una leve sacudida soltarán la harina sobrante y estarán perfectamente rebozados.

Mientras hacéis esto poner al fuego una generosa cantidad de aceite en una sartén, cuando esté bien caliente pero sin llegar a humear echar la primera tanda de boquerones, mejor que sean pocos cada vez para que no se amontonen y se peguen y para mantener mejor la temperatura, sacarlos cuando estén dorados por ambos lados pero sin que se frían demasiado o quedarán secos, el punto es que estén crujientes por fuera y jugosos por dentro,  poner en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y servir calentitos añadiéndoles un poco más de sal y un chorrito de limón.

Acompañados de una buena ensalada tenéis un estupendo primer plato, pero también se pueden  tomar como aperitivo.

Buen provecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario