4 may. 2018

Caramelo líquido microondas y tradicional

Al fuego o en microondas, quedará igual de bien de una forma u otra y mucho más rico que el que compréis ya hecho.



Ingredientes:

100gr de azúcar
20ml de agua (en microondas)
50ml de agua (tradicional)
Media cucharadita de zumo de limón

Preparación en microondas:

En un recipiente de vidrio apto para microondas ponemos el azúcar, el agua y el limón, revolvemos con una cuchara hasta que todo el azúcar esté húmedo.

Metemos en el microondas a máxima potencia hasta que la mezcla tenga un color dorado parecido al de la miel, hay que vigilar para que no quede demasiado oscuro porque eso indicaría que se ha quemado y amargaría, tener en cuenta que una vez fuera del horno aún seguirá haciéndose durante un tiempo.

Si os parece que está demasiado líquido no os preocupéis, según se vaya enfriando espesará un poco más.

Preparación tradicional:

En un cazo ponemos el azúcar, el agua y el limón, en esta ocasión la cantidad de agua es mayor porque al tardar más en hacerse evapora mayor cantidad de líquido, revolvemos con una cuchara y ponemos a cocer a fuego suave.

A partir de este momento no volver a utilizar la cuchara ni ningún otro utensilio para revolver el caramelo, solo mover el cazo con cuidado para que se funda todo el azúcar de forma uniforme.

Dejar cocer hasta que tome un color dorado oscuro, como dije antes parecido al de la miel, retirar enseguida porque un minuto de más puede ser desastroso, se quemaría y quedaría amargo.

En ambos casos, una vez fuera lo dejamos templar a temperatura ambiente antes de usarlo para evitar quemaduras si salpica, hay que tener cuidado en todo el proceso, las quemaduras de caramelo son de las peores que pueden ocurrir en la cocina por la temperatura que alcanza y porque se pega a la piel.

El zumo de limón evita que el caramelo cristalice, así se mantiene líquido todo el tiempo, de manera que si hacéis gran cantidad podéis guardarlo en la nevera en un recipiente de vidrio bien cerrado, puede durar hasta un año.

Buen provecho.




No hay comentarios:

Publicar un comentario