12 may. 2018

Lentejas estofadas

Me encantan las lentejas y hechas de esta manera además de estar buenas ¡¡¡ no engordan!!! un motivo más para no dejar de comerlas.



Ingredientes para 4 personas:

300 gr de lentejas
2 zanahorias pequeñas
1 puerro
1 cebolla mediana
2 clavos
1 tomate grande maduro
1/2 pimiento verde
3 dientes de ajo
1 rama de perejil
1 hoja de laurel
1 patata mediana
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Caldo de pollo o verduras, o agua y pastilla de caldo
1 chorizo de guisar (opcional)


Preparación:

Caldo de Pollo
Caldo de verduras

Lavamos y pelamos todas las verduras, al puerro le quitamos las barbas y dejamos solo la parte blanca, el tomate lo partimos por la mitad, la zanahoria la cortamos en rodajitas y la patata en dados pequeños, pelamos los dientes de ajo y les damos un pequeño golpe con el cuchillo para machacarlos un poco.

Lavamos las lentejas y las ponemos en la cacerola directamente, no es necesario ponerlas antes a remojo, y añadimos todas las verduras, la cucharadita de pimentón, el chorro de aceite, el laurel, el perejil, pinchamos los clavos en el puerro para que no se nos pierdan entre las lentejas, la sal y por último el chorizo si es que lo vamos a usar.

Lo cubrimos todo con el caldo o el agua fríos, y ponemos a fuego fuerte hasta que arranque a cocer, bajamos el fuego y dejamos que se vayan haciendo lentamente durante una media hora vigilando para que no se queden sin caldo, y moviendo muy suavemente con una cuchara de madera para que las lentejas no se rompan ni se peguen al fondo, deben quedar caldosas.

Pasados los 30 minutos probarlas para rectificar de sal si es necesario y comprobar si siguen duras, de ser así dejarlas otro ratito, el tiempo de cocción dependerá de las lentejas que uséis, la pardina por ejemplo al ser más pequeña y más tierna tarda mucho menos en hacerse.

Con las otras legumbres la olla rápida da muy buenos resultados, pero en el caso de las lentejas es preferible hacerlas a la antigua aunque tarden algo más, el motivo es que tienden a salirse del pellejo y deshacerse si la cocción es demasiado fuerte, además de que cuando van estando en su punto es muy fácil que se peguen, por eso hay que vigilarlas a menudo y dejarlas cocer tranquilas, sin moverlas demasiado.

El pimiento, puerro, la cebolla, las pieles del tomate, laurel, clavos y perejil se retiran antes de servir, aunque podemos triturar las verduras y añadirlas a la cazuela para darle más sabor y espesar el caldo.

Si les ponemos chorizo lo cocinamos entero y antes de servir los platos lo cortamos en rodajas.

A diferencia de garbanzos o judías, las lentejas hay que cocinarlas siempre poniéndolas al fuego con el agua fría, nunca ponerlas en la olla cuando el agua esté cociendo, tampoco es necesario remojarlas antes, eso las ablanda demasiado y facilita que se deshagan más y pierdan el hollejo.

Buen provecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario