30 abr. 2018

Sopa de ajo de mi abuela

Ejemplo de la cocina más humilde, esta sopa se ha convertido en una de las más famosas, seguramente por lo económica y lo buena que está, con los ingredientes a la mano de cualquiera.
Muy típica como resopón en las fiestas navideñas, sobre todo en Nochevieja.


Para dos litros de agua:

1 cebolla pequeña
7 u 8 dientes de ajo
150 gr de jamón picado
1 hoja de laurel
2 cucharaditas de pimentón
Aceite de oliva
Perejil picado
1 cucharadita de comino molido (puedes poner dos si te gusta)
2 pastillas de caldo o caldo de pollo (1litro de caldo y 1l de agua)
pan duro cortado en rebanadas (mínimo del día anterior)


Preparación:

Caldo de pollo

Pelas y machacas los ajos y los pones a freír en un chorrito de aceite, no demasiado para que no quede la sopa muy grasienta, sácalos antes de que se doren demasiado y los reservas.


En el mismo aceite pones la cebolla picada muy fina a pochar y cuando empiece a estar blandita le añades el jamón y el perejil le das unas vueltas y antes de que la cebolla se dore bajas el fuego (para que el pimentón no se queme) y añades el pimentón e inmediatamente el pan cortado en rebanadas finas, lo remueves para que el pan coja el colorcillo del pimentón y le pones el agua, el caldo, el comino, la sal y el laurel.


Respecto a la sal  probar la sopa cuando lleve cociendo un ratito, quizá no la necesite gracias al jamón y al caldo que le hayáis puesto.

Lo dejas cocer hasta que veas que el pan está blandito y que ha crecido con el líquido, si te gusta con el pan más entero resérvalo antes de poner el caldo y ponlo a cocer poco antes de retirar la sopa del fuego.


Truco: cuando saques los ajos ponlos a cocer con un poco de agua y luego añades el líquido a la sopa, así le das más sabor pero no te encuentras los ajos en el plato.


No confundir la sopa de ajo con la sopa castellana, error muy habitual por otra parte, la sopa de ajo básicamente se compone solo de agua, ajos, pan y pimentón, aunque a veces como en esta se le añaden otros ingredientes según el gusto del cocinero; la sopa castellana siempre lleva jamón y huevos y en muchos sitios se acaba haciendo en el horno.

En esta sopa estamos aprovechando el pan duro, por lo que podemos reciclar los restos de pan de varios días utilizándolos cuando tengamos la cantidad adecuada.

Truco sano: no se le pueden poner muchas pegas a esta sopa, únicamente se puede rebajar un poco la cantidad de aceite.

Receta de tuper: llevarla al trabajo y calentarla, eso es lo único que hay que hacer.


Buen provecho.



6 comentarios:

  1. ¡¡Qué buena!!
    Tienes razón, en mi casa le ponemos un huevo y se llama sopa castellana jejeje

    ResponderEliminar
  2. Si que está buena es mi sopa preferida, yo a veces también la tomo con huevo está de escándalo jajaja

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta! No la conocía y jamás la he probado... así que, tendré que lanzarme a experimentar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!!! pues en casa es una receta de toda la vida, vamos que lo de mi abuela es cierto jajaja, ella y mi madre la hacían buenísima y yo la hago muy a menudo también, espero que te guste, un abrazo y cuídate mucho.

      Eliminar
  4. Me encantan las sopas y esta de ajo tiene una pinta espectacular. A ver si nos lanzamos y la probamos...

    Abrazos variados,
    CocinaDeEmergencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy una enamorada de esta sopa así que quieres que te diga, que estoy segura de que te va a encantar porque está buenísima, un abrazo.

      Eliminar