26 abr. 2018

Espaguetis con ajo y guindilla

Receta simple a más no poder pero no por eso menos deliciosa, además tiene pocas calorías ¿que más se puede pedir?

Foto gurmé

Ingredientes:

200 gr de espaguetis para 2 personas
3 dientes de ajo
1 ó 2 cayenas
Aceite de oliva virgen extra
1 hoja de laurel
Perejil
Pimienta
Queso Parmesano
Sal

Preparación:

Receta de masa para pasta fresca

Cocer los espaguetis en abundante agua con una hoja de laurel y sal y mientras tanto elaborar el resto de la receta, el motivo es que en contra de lo que suele hacerse no hay que escurrir nunca la pasta si no pasarla directamente cuando esté en su punto, de la olla de cocción a la de la salsa utilizando una espumadera o unas pinzas para pasta, eso si cuidando de que no esté chorreando pero sin sacudirle toda el agua para que conserve su textura.

 Pelamos y picamos los ajos, en casi todas las recetas aconsejan laminarlos pero a mí me gusta más triturarlos con un pica ajos para que el sabor sea más potente, partimos la cayena por la mitad y le quitamos las pepitas así picara menos, si os gusta más fuerte podéis poner dos.

En una olla ponemos un generoso chorro de aceite, no se trata de que los espaguetis naden en él, pero tener en cuenta que va a ser la única salsa que tendrán, cuando esté caliente echamos la cayena y dejamos que se dore un poco, añadimos los ajos y el perejil picado, removemos un par de veces sin que lleguen a dorarse e inmediatamente ponemos los espaguetis, removemos de nuevo y servimos en los platos completando la faena con un poco de pimienta molida y queso parmesano rallado.

Hace tiempo leí que las pasta nunca debe esperar a la salsa, si no que la salsa debe esperar a la pasta, siguiendo este consejo queda mucho más jugosa y en su punto.

Acompañando este plato con una buena ensalada tendremos un menú muy apetecible y si además añadimos una copita de vino no habrá quién lo mejore.

Buen provecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario