30 abr. 2018

Empanada de bonito


Tuve un accidente con el pc y perdí todas las fotos que había ido acumulando para publicar aquí, por suerte he podido rescatar algunas que tenía guardadas en otra parte, esta en concreto es de hace un tiempo, la hice para una fiesta con los amigos de mi "perripanda" , y he de decir que a todos les gustó mucho, así que tomar nota de la receta.



Ingredientes:

2 láminas de hojaldre o masa casera
2 cebollas
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 dientes de ajo
Salsa de tomate o tomate frito de bote
1 cayena
250 gr de bonito en escabeche
2 huevos (uno de ellos cocido)
Aceite de oliva
Sal y orégano.

Preparación:


Si vais a utilizar la masa casera conviene que pongáis abundante aceite  en el sofrito porque lo usaremos después para hacerla, necesitamos 150cc., con el hojaldre utilizaremos el aceite justo para que el sofrito quede jugoso y no se queme o quede duro, el punto es entre frito y cocido.

Ponemos el aceite en la sartén y cuando esté caliente ponemos los pimientos cortados en tiras finas, las cebollas cortadas en juliana, y los ajos picados, lo salamos ligeramente y cuando estén blandos y empiecen a tomar color añadimos el tomate en cantidad suficiente para que la empanada quede jugosa pero sin pasarnos para que no chorree cuando la comamos y la cayena, dejamos que cueza todo a fuego suave unos 10 minutos y agregamos el bonito escurrido y desmigado, el huevo duro picado y el orégano, rectificamos de sal si es necesario, mezclamos bien y cocemos 5 minutos más, recordar retirar la cayena antes de rellenar la empanada o alguien jurará en arameo en vuestro honor cuando se la coma, a mí me ha pasado jajaja.

Cubrimos la bandeja que vayamos a usar con papel de horno y colocamos encima una lámina de hojaldre, quizás necesitemos estirarla un poco primero con el rodillo para adaptarla a la forma y tamaño de la bandeja, pero sin que quede demasiado fina, hay que dejar que sobresalga por los lados para luego poder cerrarla con ese sobrante, recortamos el exceso de masa para dejar los bordes rectos y la reservamos.

Rellenamos y tapamos con la otra lámina de hojaldre, que habremos manipulado igual que la anterior y cerramos los bordes de ambas sobre si mismos formando una especie de trencilla, pinchamos toda la superficie con un tenedor para que salga el vapor y no se abombe demasiado al cocer, adornamos con el exceso de masa que guardamos como más nos guste y pintamos con huevo batido.

Introducimos en el horno bien caliente a media altura hasta que esté dorada, el tiempo dependerá de la potencia de cada horno pero calcular aproximadamente de 30 a 40 minutos, pinchar con un palillo y si sale limpio ya está lista.

Dejar que se enfríe un poco antes de cortarla para que se asiente bien.

Caliente o fría está buenísima y es ideal para llevar de excursión o al trabajo, además de solucionarnos más de un día tonto en que no sabemos que cocinar.

En la nevera se conserva durante varios días y si hacemos masa de más puede congelarse, igual que el relleno, si nos sobra podemos congelarlo y en otro momento por ejemplo hacer empanadillas.

Buen provecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario